UGT condena un asesinato más a un sindicalista en Guatemala

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT expresa su más firme repulsa al asesinato Hugo Gamero González, reconocido y comprometido sindicalista, secretario de Conflictos del Sindicato Obrero de la empresa portuaria nacional Santo Tomas de Castilla (SINEPORC), asesinado en la ciudad de Puerto Barrios el pasado lunes, 8 de agosto.
Este asesinato es un nuevo acto de violencia hacia dirigentes sindicales en Guatemala, país que en el Índice Global de los Derechos de la Confederación Sindical Internacional (CSI) se encuentra entre los diez países más peligrosos del mundo para la actividad sindical. El país centroamericano acumula un extenso historial de violencia que hacen del sindicalismo una actividad de extremo riesgo que llega con frecuencia al asesinato de dirigentes.

El informe de la CSI de este año recogía las amenazas de muerte sufridas el pasado 30 de agosto de 2021 por parte de dirigentes sindicales en la misma empresa en que desarrollaba su trabajo y actividad sindical Hugo Gamero González y hace escasos meses, UGT escribía al gobierno guatemalteco condenando enérgicamente las amenazas de muerte que recibía el secretario general de la central sindical CUS-G, presidente de la Comisión Tripartita de Relaciones Laborales y Libertad Sindical de Guatemala, y miembro del Consejo General de la CSI, Carlos Mancilla, que se extendían también a sus familiares cercanos.

El gobierno e instituciones gubernamentales guatemaltecas han sido incapaces de garantizar justicia sobre los crímenes cometidos, por lo que la extrema violencia antisindical se ve protegida por una ignominiosa impunidad, pero además, Guatemala destaca también por otras prácticas antisindicales como despidos sumarios para impedir la representación sindical y la negociación colectiva. Por eso, UGT ha participado durante varios años en la denuncia de diversos casos de violencia antisindical ante la Comisión de Aplicación de Normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que han resultado en condenas al gobierno guatemalteco y, de hecho, el informe de la Comisión de este año expresa su “profunda preocupación por las alegaciones de nuevos homicidios y otros actos de violencia antisindical cometidos en 2021”.

Por su parte, la Confederación Sindical de las Américas (CSA-TUCA) ha emitido una nota de protesta dirigida al presidente de la República de Guatemala, Alejandro Giammatei, exigiendo que el gobierno guatemalteco asuma la implementación de medidas de protección para sindicalistas como forma de prevención frente a actos de violencia contra sus persona o familias, así como a que ponga todo su empeño en que se investigue y juzgue debidamente a los responsables de este nuevo asesinato y de cualquier crimen contra dirigentes sindicales en Guatemala.

UGT se solidariza con la familia, compañeras y compañeros de Hugo, así como con el conjunto de la valiente y comprometida clase sindical guatemalteca, y emplaza al Gobierno de España y las instituciones de la UE a que asuman de forma decidida una condena sobre la violencia antisindical en aquel país, poniendo todos los instrumentos políticos a su alcance para presionar al gobierno guatemalteco para que, de manera inmediata, acabe con esta grave e inaceptable situación.